Hatha Yoga

Un cambio sutil en su manera de afrontar la vida

Verdadera Naturaleza

Hatha Yoga

Para llegar a comprender el Yoga es necesario vivenciarlo personalmente, a simple vista parece que no fuera mucho más que una serie de ejercicios físicos con la finalidad de mantener el cuerpo esbelto y flexible. Pero con el tiempo, cualquiera que siga practicándolo con constancia, llegara a la conclusión de que se ha operado un cambio sutil en su manera de afrontar la vida, pues mediante la tonificación y la relajación del cuerpo, y el aquietamiento de la mente, comenzará a lograr una paz interior que es su VERDADERA NATURALEZA.

Ejercicios Respiratorios

Pranayama

Si en nuestra vida hay algo imprescindible, es el aire que respiramos. Por eso nuestra vida comienza con una inspiración y acaba con una exhalación, siendo este alimento gaseoso el más consumido por nuestro organismo (13.000 litros/día), de ahí la importancia de tener en cuenta todos los factores que influyen en nuestra función respiratoria.

 

Todos los malos hábitos adquiridos a lo largo de nuestra vida, como las posturas corporales incorrectas, influyen en nuestro aparato respiratorio. Las largas fibras musculares de la parte posterior del diafragma se extienden hasta la columna vertebral, por lo que es muy importante tener una espalda fuerte y flexible manteniendo una postura correcta, y tonificando estos músculos con un ejercicio adecuado para que nuestro diafragma funcione con el máximo rendimiento posible.

 

Con la práctica de los ejercicios respiratorios y Pranayamas, nuestro tórax se irá tonificando y con él también trabajaremos los músculos abdominales, factores que sin lugar a dudas contribuirán a corregir los hábitos respiratorios.

Disciplina Física y Mental

Asana

Las Asanas son un conjunto de ejercicios físicos y mentales, ideados hace muchos años en la India, para la actualización y desarrollo de las facultades más elevadas del hombre. Esta disciplina produce en el cuerpo una salud y vigor extraordinarios. Los resultados, en su práctica, demuestran los siguientes hechos:

  • Que los practicantes del Yoga poseen una mayor salud y resistencia física.
  • Se consigue un gran dominio sobre las funciones fisiológicas de nuestro cuerpo.
  • Las Asanas producen notables efectos físicos, por lo que pueden aliviar o curar enfermedades de tipo funcional y orgánico.

Esta disciplina física y mental ejerce su acción sobre nuestro cuerpo, especialmente en plexos nerviosos y glándulas endocrinas. También es capaz de regular y controlar otras energías sutiles que se almacenan en estado latente en determinados puntos (Chakras) del organismo. Con todo esto se fortalecen todos los órganos internos y se equilibra nuestro sistema nervioso apareciendo en nosotros una gran serenidad, que va a despejar nuestra mente, y todo nuestro cuerpo, transformándolo de un modo progresivo y total.

Paz Interior, el equilibrio y la ecuanimidad

Relajación

La relajación es una técnica utilizada desde antaño por el Yoga y que se efectúa en una postura llamada Savasana o postura del cadáver donde el practicante intenta aflojar toda su musculatura aquietando el movimiento de su cuerpo al máximo.

 

La relajación nos permite detenernos y soltarnos reportándonos innumerables beneficios fisiológicos y psíquicos por lo que esta práctica es considerada una fuente de vitalidad en todos los sentidos.

 

En su fase más profunda, colabora en la resolución de conflictos internos, previene la hipertensión, tonifica y regula todo nuestro sistema digestivo, evita trastornos cardiovasculares, desarrolla la atención y combate la ansiedad y el estrés.

 

La relajación bien orientada y practicada cultiva la Paz Interior, el equilibrio y la ecuanimidad, lo cual nos va ayudar a enfrentar situaciones difíciles o conflictivas en nuestra vida diaria.